EL SUICIDIO, IMPACTO PSICOLOGICO Y SOCIAL

IMPACTO PSICOLOGICO Y SOCIAL DEL SUICIDIO

El impacto psicológico y social del suicidio y ante conductas suicidas es indescriptible. La gravedad de dicha problemática desborda la estabilidad social y familiar, generando una respuesta de angustia, sentimiento de culpa, entre muchas otras.

La OMS define el suicidio “como el acto de quitarse deliberadamente la vida”, podemos evidenciar que es mucho más complejo que esta definición.

Existen diferentes desencadenantes con un alto nivel de gravedad, que llevan a que ello ocurra. Desde la ideación de la muerte como terminar  con una situación traumática, hasta la amenaza de quitarse la vida.

El suicidio se considera un fenómeno complejo, por lo que se recomienda realizar una adecuada evaluación psicopatológica y social, en donde se evalué de forma exhaustiva los aspectos psicológicos del paciente, los factores de riesgo, el contexto en el que se desarrolla y las herramientas de protección ante las conductas suicidas.

 “La identificación de los diferentes factores de riesgo y de protección pueden ayudar a tomar decisiones preventivas racionales” (Itsomesa, 2014).

Es de vital importancia la identificación adecuada de los factores de riesgo, ya que ello puede dirigir la conducta a tomar medidas preventivas y a una toma de decisión acertada, generando una estrategia clave en el desarrollo del caso.

Factores de riesgo a tener en cuenta en la identificación del suicidio son los siguientes:

  • Abuso de sustancias
  • Problemas de acoso
  • Presencia de Trastornos Psiquiátricos
  • Ideación suicida
  • Antecedentes con intentos suicidas
  • Problemas socio económicos
  • Autolesiones
  • Problemas físicos
  • Enfermedades físicas crónicas
  • Trastorno del estado de ánimo significativo
  • Depresión

Algunas enfermedades mentales como la esquizofrenia, trastornos de personalidad,  trastornos de conducta, estrés postraumático, trastornos del control de impulsos, son patologías  a tener en cuenta.

Es importante destacar que aunque se identifican diversos factores que aumentan la probabilidad de las ideaciones suicidas, en diversas ocasiones se carece de una comprensión hacia ello, lo que deriva en escases de estrategias efectivas que lleven a la prevención de conductas suicidas.

Para ello es necesario que las políticas sociales aúnan esfuerzos que lleven a detectar diversas problemáticas y que sea posible  prevenir conductas suicidas.

Hoy en día la tasa de mortalidad de suicidio es un indicador de la meta 3.4 de los objetivos de desarrollo sostenible “de aquí a 2030 reducir en un tercio la mortalidad prematura por enfermedades no transmisibles mediante su prevención y tratamiento y promover la salud mental y el bienestar”(ver en: hhtp:www.un.org/sustainable-development/es/healt/).

Siendo el suicidio algo de lo que a la gente le cuesta hablar, se ha convertido en un tabú, por lo que es importante sensibilizar a la población, con el fin de poder abordar dicha situación y avanzar en la prevención de conductas suicidas.

Es fundamental hablar del suicidio y encontrar los medios adecuados para prevenirlo, es la forma de poder abordar dicha problemática, es por ello que aquí se refleja las pautas adecuadas impuestas por el Ministerio de Sanidad.

«Llama a la vida», la línea 024 de atención a la conducta suicida

España ya cuenta con un teléfono para la prevención del suicidio: el 024, número gratuito, accesible, inmediato y confidencial que, bajo el lema ‘Llama a la vida’, será atendido las 24 horas del día de los 365 días del año por expertos para dar apoyo tanto a las personas que puedan tener conductas suicidas como a sus familiares y allegados.

La línea 024 se adapta a toda la ciudadanía, por lo que incluye un servicio de video interpretación en lengua de signos, con el fin de poder llegar a toda la población superando las barreras idiomáticas y accediendo a la población en tiempo real.

Un compromiso activo es lo que puede generar el cambio, la persona  necesita dejar de sufrir y poder ver la luz, ya que todas las personas que presentan ideaciones suicidas se sienten incapaces de adaptarse a la situación que están viviendo. El impacto psicológico y social del suicidio es una consecuencia que debemos evitar poniéndonos en manos de un especialista. Bien de manera presencial u online.

Es fundamental un medio en donde puedan expresar que algo no va bien y les sea posible ver una alternativa diferente a quitarse la vida.

¡La vida es una sucesión de lecciones que uno debe vivir para entender!