Entradas

EL SUICIDIO, IMPACTO PSICOLOGICO Y SOCIAL

IMPACTO PSICOLOGICO Y SOCIAL DEL SUICIDIO

El impacto psicológico y social del suicidio y ante conductas suicidas es indescriptible. La gravedad de dicha problemática desborda la estabilidad social y familiar, generando una respuesta de angustia, sentimiento de culpa, entre muchas otras.

La OMS define el suicidio “como el acto de quitarse deliberadamente la vida”, podemos evidenciar que es mucho más complejo que esta definición.

Existen diferentes desencadenantes con un alto nivel de gravedad, que llevan a que ello ocurra. Desde la ideación de la muerte como terminar  con una situación traumática, hasta la amenaza de quitarse la vida.

El suicidio se considera un fenómeno complejo, por lo que se recomienda realizar una adecuada evaluación psicopatológica y social, en donde se evalué de forma exhaustiva los aspectos psicológicos del paciente, los factores de riesgo, el contexto en el que se desarrolla y las herramientas de protección ante las conductas suicidas.

 “La identificación de los diferentes factores de riesgo y de protección pueden ayudar a tomar decisiones preventivas racionales” (Itsomesa, 2014).

Es de vital importancia la identificación adecuada de los factores de riesgo, ya que ello puede dirigir la conducta a tomar medidas preventivas y a una toma de decisión acertada, generando una estrategia clave en el desarrollo del caso.

Factores de riesgo a tener en cuenta en la identificación del suicidio son los siguientes:

  • Abuso de sustancias
  • Problemas de acoso
  • Presencia de Trastornos Psiquiátricos
  • Ideación suicida
  • Antecedentes con intentos suicidas
  • Problemas socio económicos
  • Autolesiones
  • Problemas físicos
  • Enfermedades físicas crónicas
  • Trastorno del estado de ánimo significativo
  • Depresión

Algunas enfermedades mentales como la esquizofrenia, trastornos de personalidad,  trastornos de conducta, estrés postraumático, trastornos del control de impulsos, son patologías  a tener en cuenta.

Es importante destacar que aunque se identifican diversos factores que aumentan la probabilidad de las ideaciones suicidas, en diversas ocasiones se carece de una comprensión hacia ello, lo que deriva en escases de estrategias efectivas que lleven a la prevención de conductas suicidas.

Para ello es necesario que las políticas sociales aúnan esfuerzos que lleven a detectar diversas problemáticas y que sea posible  prevenir conductas suicidas.

Hoy en día la tasa de mortalidad de suicidio es un indicador de la meta 3.4 de los objetivos de desarrollo sostenible “de aquí a 2030 reducir en un tercio la mortalidad prematura por enfermedades no transmisibles mediante su prevención y tratamiento y promover la salud mental y el bienestar”(ver en: hhtp:www.un.org/sustainable-development/es/healt/).

Siendo el suicidio algo de lo que a la gente le cuesta hablar, se ha convertido en un tabú, por lo que es importante sensibilizar a la población, con el fin de poder abordar dicha situación y avanzar en la prevención de conductas suicidas.

Es fundamental hablar del suicidio y encontrar los medios adecuados para prevenirlo, es la forma de poder abordar dicha problemática, es por ello que aquí se refleja las pautas adecuadas impuestas por el Ministerio de Sanidad.

«Llama a la vida», la línea 024 de atención a la conducta suicida

España ya cuenta con un teléfono para la prevención del suicidio: el 024, número gratuito, accesible, inmediato y confidencial que, bajo el lema ‘Llama a la vida’, será atendido las 24 horas del día de los 365 días del año por expertos para dar apoyo tanto a las personas que puedan tener conductas suicidas como a sus familiares y allegados.

La línea 024 se adapta a toda la ciudadanía, por lo que incluye un servicio de video interpretación en lengua de signos, con el fin de poder llegar a toda la población superando las barreras idiomáticas y accediendo a la población en tiempo real.

Un compromiso activo es lo que puede generar el cambio, la persona  necesita dejar de sufrir y poder ver la luz, ya que todas las personas que presentan ideaciones suicidas se sienten incapaces de adaptarse a la situación que están viviendo. El impacto psicológico y social del suicidio es una consecuencia que debemos evitar poniéndonos en manos de un especialista. Bien de manera presencial u online.

Es fundamental un medio en donde puedan expresar que algo no va bien y les sea posible ver una alternativa diferente a quitarse la vida.

¡La vida es una sucesión de lecciones que uno debe vivir para entender!

IMPACTO PSICOLOGICO, LA HUELLA QUE NOS DEJA LA CUARENTENA

Debemos tener en cuenta que el  COVID  19 o CORONAVIRUS, no es la primera cuarentena que sufre la humanidad.  Anteriormente varias epidemias han golpeado a la raza humana.

Algunas de ellas se remontan en el siglo VI, como  la Lepra que asoló a  Lyon, (Francia) en el año 583, tal y como reconocen algunos documentos.

Es aquí donde ocurre la primera cuarentena, ya que se decretaron los primeros aislamientos de los enfermos de lepra, para el año 1200 había 19000 colonias, repartidas por el continente.

Aun así, los historiadores estiman que el termino cuarentena aparece a partir del brote de la peste bubónica y fue en Venecia donde se incorporó dicho termino, esta epidemia acabo con la vida de unas 30 millones de personas, según investigaciones.

También podemos mencionar la Fiebre Amarilla de Filadelfia (Estados Unidos), en 1793, entre los meses de agosto y noviembre, las ciudades aledañas, como Nueva York o Baltimore pusieron en cuarentena las mercancías procedentes de allí. Se estima que perdieron la vida alrededor de 5000 personas y más de 20.000 abandonaron la ciudad.

Hace menos tiempo, en el 2002, China estuvo en cuarentena debido al SARS (síndrome respiratorio agudo grave), se originó en la ciudad de Cantón y se propago a Hong Kong y Vietnam, dicha cuarentena dio sus frutos y se pudo controlar en el 2003.

Más recientemente, la cuarentena se ha utilizado por la presencia del brote por COVID 19 o Coronavirus. 

Esta enfermedad ha llevado a que ciudades enteras en China hayan entrado en cuarentena masiva, igual que muchos países como Italia, España, Estados Unidos, y a dia de hoy, ya son 180 los paises en cuarentena.

A lo largo de la historia, podemos observar como la raza humana se ha visto expuesta a diversas enfermedades  que le han llevado a medidas de cuarentena, con el objetivo de poder reducir el riesgo de infección y controlar la situación.

Pero y ¿Qué sucede con el impacto psicológico que ello conlleva?, vamos a analizar cuáles son las consecuencias psíquicas del ser humano, ante dicha situación.

  • Impacto psicológico

Una vez entramos en cuarentena, nuestro comportamiento cambia  y nos lleva a una experiencia psicológica expectante.

Nos distanciamos de la familia, de los seres queridos, de nuestros hábitos rutinarios, del trabajo, de la vida social, además de limitarnos en los movimientos, dando un cambio significativo al presente.

Dicha situación nos lleva a respuestas comportamentales de incertidumbre ante la enfermedad, de desasosiego y en algunos momentos de aburrimiento.

Si sumamos éste sin número de sensaciones, acompañadas de pensamientos negativos…

podemos experimentar malestar psicológico, y presentar situaciones de bloqueo

generando estados de ansiedad y a un alto nivel de estrés.

En estudios realizados por el King´s College de Londres, en colaboración con Public Health England, la Universidad  East Aglia y la Universidad de Newcastle, con respecto a los efectos psicológicos de personas que han vivenciado cuarentenas, como con el síndrome respiratorio agudo severo (SARS), el ebola, influenza H1N1, el síndrome respiratorio del Medio Oriente (MERS) y la gripe equina.

Los resultados encontrados han sido publicados en THE LANCENT, demostrando síntomas de estrés postraumático y depresión,  dichos efectos psicológicos pueden permanecer a largo plazo, incluso mantenerse durante un periodo de  tres años.

Estas respuestas dependen mucho de la situación de la persona y del oficio que desempeñe, encontrando que los sanitarios y las personas de mayor riesgo, mantiene una respuesta emocional de mayor vulnerabilidad.

Además cada persona tiene su propio repertorio de conductas y una respuesta emocional única e irrepetible, aun así lo más destacado son sensaciones de miedo, ansiedad, ira, sentimiento de culpa, frustración e irascibilidad.

El impacto psicológico de la cuarentena es amplio y se mantiene en el tiempo, pero es necesario utilizar la cuarentena para protegernos de enfermedades infecciosas y en especial no colapsar los sistemas sanitarios, ya que si la enfermedad se propaga la situación podría ser peor.

Situaciones que nos generan estar más inquietos en la cuarentena

Nos genera inquietud el cómo suplir las necesidades básicas de alimentación y salud, ya que nos preocupa como mantenernos durante el tiempo de confinamiento.

  • Otro aspecto a destacar es el tiempo de duración de la cuarentena, ya que si es un periodo extenso, se acompañara de un desequilibrio económico llegando a desencadenar preocupación por mantener las necesidades básicas.
  • Además de afrontar gastos económicos impredecibles y/o deudas pendientes, dicha situación incrementa sensaciones de inseguridad y miedo al futuro.

La ausencia de relaciones sociales, el estar acostumbrado a estar en reuniones

y tener contacto social permanente,

genera frustración cuando nos encontramos confinados.

  • La pérdida de la rutina habitual, el no poder salir y entrar de casa para ir al trabajo, el no cumplir con los objetivos laborales cada día, genera sensación de malestar.
  • La falta de información con respecto a la situación actual, ya que la persona necesita saber si las cosas van cambiando de forma positiva o negativa, para saber cómo debe actuar ante ello, generando sensación de tranquilidad.
  • Es fundamental que las personas que están en cuarentena comprendan la enfermedad y los motivos de la cuarentena.

Como manejar las situaciones de estrés que desencadena la cuarentena

  • Es importante mantener las relaciones sociales, sentir que de alguna forma estamos conectados y que cuidamos los unos de los otros.
  • Es positivo sentir que lo que hacemos genera bienestar en las personas que tenemos en nuestro entorno, que ayudamos a las personas más vulnerables y que aportamos un granito de arena cada día, para que todos estemos mejor.

Cuando elegimos la cuarentena desde ayudar a los otros, 

las sensaciones cambian, 

y se maneja de forma más positiva el confinamiento.

  • Los funcionarios de salud pública deben informar de los riesgos de contagio, además de la evolución de la pandemia.
  • El manejo adecuado de las redes sociales, ya que ello puede facilitar la comunicación con los familiares y amigos.
  • También es importante que los funcionarios de salud pública, tengan líneas claras de comunicación con las personas en cuarentena sobre qué hacer si experimentan algún síntoma.
  • Tener acceso a una línea telefónica, para las personas en cuarentena, atendido por trabajadores de la salud que pueden proporcionar instrucciones sobre qué hacer en caso de desarrollar síntomas de enfermedad.

Mantener grupos de apoyo, en especial en el ámbito sanitario o personas que han padecido la enfermedad, es positivo,

ya que pueden encontrar alivio al ser comprendidos

y generar sensaciones de bienestar

Para las situaciones de estrés o momentos de alta sensibilidad es importante ayudarnos de técnicas como:

    • La relajación
    • La meditaciónseo-imagenes
    • El Mindfulness

Es nuestra rutina diaria, debemos cuidar de nosotros mismos y de los demás, para ello es importante:

    • Mantener hábitos de sueño adecuados
    • Establecer una rutina diaria que nos ayude a sentirnos productivos
    • Cuidar de nosotros, de la imagen, del auto concepto
    • Ser conscientes del cuidado de las emociones
    • Dedicar tiempo a la lectura
    • Dar atención a la alimentación de forma equilibrada
    • Hacer deporte que nos ayuda a sentirnos bien

Recuerda que la salud es la mayor posesión,

la alegría es el mayor tesoro y la confianza es el mayor amigo

Lao Tzu

Fuentes:
  • Brooks, Webster, Smith, Woodland, Wessely, Greenberg S. et. Al. (2020) The psychological impact of quarantine and how to reduce it: rapid review of the evidence. The Lancet; S0140-6736(20)30460-8
  • Albalá, S, (2020) De la lepra a la peste negra: cuarentenas de la historia, El Independiente.