Entradas

EL SUICIDIO, IMPACTO PSICOLOGICO Y SOCIAL

IMPACTO PSICOLOGICO Y SOCIAL DEL SUICIDIO

El impacto psicológico y social del suicidio y ante conductas suicidas es indescriptible. La gravedad de dicha problemática desborda la estabilidad social y familiar, generando una respuesta de angustia, sentimiento de culpa, entre muchas otras.

La OMS define el suicidio “como el acto de quitarse deliberadamente la vida”, podemos evidenciar que es mucho más complejo que esta definición.

Existen diferentes desencadenantes con un alto nivel de gravedad, que llevan a que ello ocurra. Desde la ideación de la muerte como terminar  con una situación traumática, hasta la amenaza de quitarse la vida.

El suicidio se considera un fenómeno complejo, por lo que se recomienda realizar una adecuada evaluación psicopatológica y social, en donde se evalué de forma exhaustiva los aspectos psicológicos del paciente, los factores de riesgo, el contexto en el que se desarrolla y las herramientas de protección ante las conductas suicidas.

 “La identificación de los diferentes factores de riesgo y de protección pueden ayudar a tomar decisiones preventivas racionales” (Itsomesa, 2014).

Es de vital importancia la identificación adecuada de los factores de riesgo, ya que ello puede dirigir la conducta a tomar medidas preventivas y a una toma de decisión acertada, generando una estrategia clave en el desarrollo del caso.

Factores de riesgo a tener en cuenta en la identificación del suicidio son los siguientes:

  • Abuso de sustancias
  • Problemas de acoso
  • Presencia de Trastornos Psiquiátricos
  • Ideación suicida
  • Antecedentes con intentos suicidas
  • Problemas socio económicos
  • Autolesiones
  • Problemas físicos
  • Enfermedades físicas crónicas
  • Trastorno del estado de ánimo significativo
  • Depresión

Algunas enfermedades mentales como la esquizofrenia, trastornos de personalidad,  trastornos de conducta, estrés postraumático, trastornos del control de impulsos, son patologías  a tener en cuenta.

Es importante destacar que aunque se identifican diversos factores que aumentan la probabilidad de las ideaciones suicidas, en diversas ocasiones se carece de una comprensión hacia ello, lo que deriva en escases de estrategias efectivas que lleven a la prevención de conductas suicidas.

Para ello es necesario que las políticas sociales aúnan esfuerzos que lleven a detectar diversas problemáticas y que sea posible  prevenir conductas suicidas.

Hoy en día la tasa de mortalidad de suicidio es un indicador de la meta 3.4 de los objetivos de desarrollo sostenible “de aquí a 2030 reducir en un tercio la mortalidad prematura por enfermedades no transmisibles mediante su prevención y tratamiento y promover la salud mental y el bienestar”(ver en: hhtp:www.un.org/sustainable-development/es/healt/).

Siendo el suicidio algo de lo que a la gente le cuesta hablar, se ha convertido en un tabú, por lo que es importante sensibilizar a la población, con el fin de poder abordar dicha situación y avanzar en la prevención de conductas suicidas.

Es fundamental hablar del suicidio y encontrar los medios adecuados para prevenirlo, es la forma de poder abordar dicha problemática, es por ello que aquí se refleja las pautas adecuadas impuestas por el Ministerio de Sanidad.

«Llama a la vida», la línea 024 de atención a la conducta suicida

España ya cuenta con un teléfono para la prevención del suicidio: el 024, número gratuito, accesible, inmediato y confidencial que, bajo el lema ‘Llama a la vida’, será atendido las 24 horas del día de los 365 días del año por expertos para dar apoyo tanto a las personas que puedan tener conductas suicidas como a sus familiares y allegados.

La línea 024 se adapta a toda la ciudadanía, por lo que incluye un servicio de video interpretación en lengua de signos, con el fin de poder llegar a toda la población superando las barreras idiomáticas y accediendo a la población en tiempo real.

Un compromiso activo es lo que puede generar el cambio, la persona  necesita dejar de sufrir y poder ver la luz, ya que todas las personas que presentan ideaciones suicidas se sienten incapaces de adaptarse a la situación que están viviendo. El impacto psicológico y social del suicidio es una consecuencia que debemos evitar poniéndonos en manos de un especialista. Bien de manera presencial u online.

Es fundamental un medio en donde puedan expresar que algo no va bien y les sea posible ver una alternativa diferente a quitarse la vida.

¡La vida es una sucesión de lecciones que uno debe vivir para entender!

HERRAMIENTAS PARA AFRONTAR EL MIEDO

HERRAMIENTAS PARA AFRONTAR EL MIEDO. PROTAGONISTA DE NUESTRO PRESENTE.

Una nueva red del miedo se teje en nuestro camino, la estabilidad tan anhelada se nos escapa de las manos como la arena se difumina en el mar.

Con la llegada del coronavirus parecía que todo estaba muy mal, nuestra seguridad se ha visto afectada por una pandemia, pero luego llego el volcán de la Palma, algo inesperado, seguido ahora de la Guerra de Ucrania- Rusia, en paralelo  inflación  y en consecuencia  huelgas reclamando el equilibrio en los costes de los insumos diarios.

Cada minuto que pasa la información nos llega como espuma en el agua, no terminamos de leer una noticia, cuando aparece la siguiente,  nos mantenemos en estado de alerta constante, no se sabe que noticia es peor que la anterior o en  qué momento del día la tristeza nos invade, todo ello nos lleva a mantener un estado de angustia constante, la ansiedad prevalece en el día a día, como si hiciera parte de nuestra cotidianidad, hasta el punto de llegar a normalizarla en el lenguaje.

Necesitamos concienciarnos de lo que sucede en nuestro interior con tanto bombardeo de información negativa e inestabilidad social, es importante detectar en la rutina diaria que incrementa el estado de ansiedad, y para ello vamos a dar unas pautas de cómo cuidar nuestro estado mental. Una serie de herramientas para afrontar el miedo.

 

Herramientas para afrontar el miedo y cuidar la salud mental

  • Filtrar el exceso de información. Hoy en día estamos saturados de información, hay un extralimitación de noticias. El estar conectados cada hora del día, viendo titulares y noticias, con temas catastrofistas y alarmistas generan inestabilidad emocional. Esto  deriva en  miedo y ansiedad, por lo que es fundamental filtrar la información que vemos, es bueno estar informados, pero no cargados de noticias.
  • Vivir el momento presente. Los mayores desencadenantes de la ansiedad es tener pensamientos negativos hacia el futuro, generando incertidumbre, los seres humanos tendemos a querer controlarlo todo. En ese afán de conseguirlo, nos proyectamos hacia el futuro, poniéndonos en las peores situaciones y buscando soluciones con la intención de controlar situaciones de riesgo, pero ello no es del todo real, pensar en posibles escenarios me llevan a incrementar pensamiento negativo y en consecuencia malestar emocional.
  • Cuidar el dialogo interno. Cuando vamos observando que nuestro entorno es vulnerable, tendemos a hablar consigo mismos de lo que vemos y con frecuencia son pensamientos negativos, por lo que es importante detectar dicha información que manejamos en nuestro interior y si observamos que se mantiene a lo largo del día, es necesario aprender a manejarlo. (Un Psicólogo puede ayudarte).
  • Expresar lo que piensas y sientes te ayudará. El lenguaje tiene mucho poder en la vida de las personas. Por ello es importante, si nos sentimos mal compartirlo con alguien. Ya que el desahogarse ayuda a procesar la información y a manejarlo de forma más positiva.

herramientas para afrontar el miedo.

“El dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional”. Buda

DIBUJEMOS, UNA NUEVA RUTA EMOCIONAL

Como todos sabemos la situación de la pandemia, nos ha llevado a cambiar de perspectiva, por lo que ahora es necesario dibujar nuevamente la ruta a seguir, en el  camino encontramos diferentes actores en nuestro escenario, ya que el ser humano atraviesa por diversas etapas emocionales a la hora de enfrentarse a nuevos cambios.

En algunas personas se manifiesta mediante,

El  enfado, el inconformismo o la rebeldía, otras quizás sienten miedo,  también hay quien le invade la  tristeza o el desasosiego, por lo que siempre hay una respuesta emocional de acuerdo a lo que percibe cada persona.

 

Esto también va acompañado de una respuesta fisiológica  generando la activación del sistema nervioso simpático, liberándose la hormona cortisol, cuando estamos en una situación emocionalmente compleja.

Dichas respuestas del ser humano son naturales, pero hay algo importante a tener en cuenta, y es que estar demasiado tiempo en dicha activación, puede generar en la persona una situación de bloqueo y/o desencadenar una enfermedad, ya que se presenta cambios físicos en el riego sanguíneo del  cerebro.

Por lo que hoy vamos a aprender cómo gestionar situaciones difíciles.

En primer lugar es necesario cambiar la visión de la problemática.

 Si la persona se enfrasca en mantener una pensamiento negativo, no le permite la aceptación como vía de solución. Por lo que se mantiene la evitación a nivel emocional, incrementando  la situación de malestar.

La aceptación como medio de crecimiento emocional, nos lleva a ampliar las posibilidades y poder dibujar una realidad diferente, con el fin de mejorar física y emocionalmente, facilitando la capacidad de tomar de decisiones, ayudando a tu sistema inmune a fortalecerse y evitando consecuencias negativas.

Es necesario tener claro que los problemas y las dificultades tienen soluciones, que son resolubles, pero para ello la actitud  ante el cambio es fundamental. Otra herramienta que nos puede ayudar a remontar en esta nueva realidad, es el trabajo en equipo.

los seres humanos necesitamos reencontrarnos y dibujar una nueva ruta  juntos, en donde prime el bienestar mutuo, es necesario y fundamental fomentar la cooperación y comprender que cada uno de los integrantes necesita crear momentos de bienestar, en donde se siembre la abundancia y la felicidad.

Y por último algo imprescindible, es el trabajo en nuestro interior porque:

La mente tiende a quedarse en el pasado, reteniendo pensamiento negativo  o irse hacia el futuro proyectando incertidumbre y generando estados de ansiedad,  por lo que el ser humano debe centrarse en el presente, focalizando su vida en el aquí y el ahora, reinventando su vida y dibujándose interiormente, con una mente activa y repleta de ilusión.

El volcán de la emociones hay que saberlo reconducir, con el fin de tranquilizar su fuerza y canalizarla por el buen camino.

¡DIBUJA TU PRESENTE, CONECTA TU MUNDO INTERIOR  Y AGRADECE EL CAMINO POR EL QUE TRASCIENDES!

Cristina Siachoque M.

https://youtu.be/ZuNEU6YHFQU

 LA IMPORTANCIA DE CAMBIAR

MARIO ALONSO PUIG

 

 

 

 

Mindfulness y sus Beneficios.

La técnica del Mindfulness, nos enseña a conocer nuestras  emociones!

Mindfulness y sus Beneficios.

La técnica de mindfulness, pretenden lograr que la persona se deje llevar por sus sensaciones y emociones, dejando que actúen de forma natural.

Esto permite que determinadas emociones, cambios fisiológicos, etc. que operan de forma autónoma se regulen de acuerdo con sus propios sistemas naturales de autorregulación.

Cuando se intenta bloquear o controlar las emociones, se alteran los mecanismos de autorregulación porque no se experimentan por completo, de forma que no se dispone de toda la información necesaria, porque cuando una persona intenta controlar o bloquear una emoción, deja de sentirla de un modo real y completo.

Esto no significa que ciertas técnicas psicológicas destinadas al manejo de emociones y comportamientos no sean eficaces. De hecho, la Terapia de aceptación y Compromiso (ACT) pueden resultar mucho más eficaz después de usar el Mindfulness, cuando una persona se ha permitido experimentar la situación por completo, y ha dejado que acuda a su mente toda emoción, idea, imagen mental, etc., las cuales le proporcionarán una valiosa información que podrá utilizar después para trabajar en la superación de un problema emocional.

Una vez definidas la singularidades y ventajas del mindfulness, ¿cómo buscarlo o aplicarlo en términos prácticos?, ¿resulta positivo que una persona se conduzca todo el día con mindfulness? No hay datos empíricos hoy día que permita responde de forma clara a estas preguntas. Más adelante se podrá valorar más concretamente en qué casos es más apropiado insistir en su recomendación.

  • ¿COMO SE CONSIGUE HACER MINDFULNESS?

En general se ha aplicado un tipo de entrenamiento que permite a las personas practicar en esas habilidades mindfulness.

El procedimiento más utilizado incluye elementos cognitivos (meditación) junto con determinados tipos de relajación, o ejercicios centrados en sensaciones corporales. Recuerda, en gran medida, al entrenamiento en relajación progresiva, aunque también al entrenamiento autógeno (procedimiento de auto-hipnosis) y a la hipnosis en sí.

Jon Kabat-Zinn (1994) ha desarrollado y puesto en marcha un programa en el que se entrena a las personas en la adquisición de las habilidades relativas al mindfulness. Se entiende que, al igual que con la relajación, el entrenamiento y práctica en ellas permite la adquisición de unas habilidades que pueden generalizarse y tiene, posiblemente, sus efectos positivos en el funcionamiento ordinario de la persona.

A modo de ejemplo, y en el caso de la relajación, podría señalarse que cualquiera de los procedimientos utilizados podría ser adecuado, desde la perspectiva del mindfulness, siempre que se modificaran los elementos necesarios. A saber: que la persona no controla, sino observa, su respuestas fisiológicas; que la persona acepta cualquier cambio, sensación o movimiento, por ejemplo, que se produzca; que hay una implicación activa en la tarea planteada buscando conocer y sentir todo lo que acontezca en ella; que dicho interés activo no supone lucha o control sobre otras actividades competitivas (por ejemplo, si atendiendo a las sensaciones corporales el pensamiento se va a otros asuntos alejados de la tarea, una vez que la persona se da cuenta de la disgresión, no se enoja o contraría, sino que acepta dicha digresión y simplemente vuelve a atender a las sensaciones y tareas en que está implicado).

En este contexto se puede utilizar el procedimiento denominado como body scan (Kabat-Zinn, 2002), que consiste en una mera experimentación en las sensaciones corporales asociadas al repaso activo del cuerpo.

Otro procedimiento frecuentemente usado es la respiración.

La persona se centra en ella y experimenta libremente todas las sensaciones que sucedan en torno al propio ritmo respiratorio. Insistiendo en todo momento en que no se pretende ni busca ejercer control alguno sobre la actividad corporal. Tampoco se busca la relajación como algo positivo en sí ni como estrategia de afrontamiento, sino como forma de practicar y experimentar el mindfulness.

Los procedimientos y ejercicios concretos pueden ser muy diversos. Algunos han sido desarrollados con objetivos específicos como el programa para la prevención de la depresión de Segal, Williams y Teasdale (2002). En dicho texto puede consultarse un programa detallado de ejercicios orientados a la práctica del mindfulness durante la mayor parte del día como forma de prevenir las recaídas en la depresión.

  • UTILIDAD DEL MINDFULNES

Las técnicas que buscan que el paciente tenga experiencias mindfulness persiguen, ante todo, que la persona se deje llevar por las sensaciones que percibe. Se trata de promover, poner como punto fundamental de referencia, las sensaciones y emociones, dejando que ellas actúen de forma natural.

Esto posibilita que la persona deje (permita) que determinadas actividades (emociones, cambios fisiológicos, etc.) que operan de forma autónoma (SNA) se regulen de acuerdo con sus propios sistemas naturales de autorregulación. La falta de información sensorial, activa (uso de técnicas de control, distracción, etc.) o pasiva (no atendiendo de forma intencional a dicha información), impide al organismo la información precisa y necesaria para que tengan lugar los modos naturales de aprendizaje.

Tomemos como ejemplo la conducta sexual. Masters y Johnson (1970) insistieron en definir como el rol de espectador el comportamiento de quien voluntariamente se aleja (pensando en otra cosa, ocupándose de otros temas, etc.) en una interacción sexual. Suponiendo que al no atender a estímulos que pueden provocar una excitación sexual se puede ejercer un control sobre ella, se obtiene precisamente el efecto contrario: sólo es posible «controlar» la excitación sexual cuando la persona recibe la información sensorial que acontece en esa experiencia. No es posible un aprendizaje sin información ligada a su ejecución. Es más, el aprendizaje será más eficiente cuanta más información se disponga.

El intento por bloquear el malestar, las emociones, el estrés, contraviene y altera, de forma física (fármacos) o psicológica (distracción, reestructuración, etc.) los mecanismos de feedback naturales del organismo que permiten regular. Este aspecto fue un elemento característico en el desarrollo de las técnicas de biofeedback y de los modelos de autorregulación que se propusieron para su desarrollo (ver Schwarzt, 1977). Puede señalarse, al igual que en el ejemplo antes comentado de la actividad sexual, que el único modo en que los servomecanismos (feedback positivo y negativo) del organismo pueden operar en cuando los canales de información sensorial reciben y transmiten la información relevante de un modo eficiente (ver Corrigan, 2004).

Esto no quiere decir que el uso de los fármacos o técnicas psicológicas como la reestructuración cognitiva, reducción de la activación fisiológica, distracción, etc., no sean adecuadas. Son procedimientos útiles y eficaces en determinados problemas y momentos, sin embargo deben considerarse con cautela.

Cuando impiden que la persona experimente de forma real las sensaciones y emociones ligadas a una determinada situación pueden dificultar y agravar el problema en lugar de sortearlo. La racionalización y contextualización de un problema es necesaria pero la experimentación y aceptación de las sensaciones y emociones que nos procura es esencial. Esto es bien conocido en un ámbito especialmente relevante de la intervención psicológica: los trastornos de ansiedad. La exposición a las situaciones evocadoras de ansiedad y la experimentación de sus efectos es un elemento esencial en su tratamiento. Leer más